Logotipo del Portal de Medio Ambiente de Castilla y León; Ir a página principal

Reservas Regionales de Caza

Son aquellos terrenos declarados con el doble fin de conservar y promover determinadas especies y, una vez alcanzados los niveles de densidad adecuados, aprovechar racionalmente esta riqueza cinegética para la máxima satisfacción social y recreativa, procurando dirigir hacia las comarcas afectadas una intensa corriente dineraria que permita mejorar sus condiciones económicas y sociales. Su titularidad corresponde a la Comunidad Autónoma de Castilla y León y su administración a la Consejería de Medio Ambiente.


Actualmente existen en Castilla y León un total de 10 Reservas Regionales de Caza:

 

Reservas Regionales de Caza
NOMBRE PROVINCIA SUPERFICIE (Ha) CONTACTO
Sierra de Gredos Ávila 39.052 rrc-gredos@jcyl.es
Sierra de la Demanda Burgos 74.509 rrc-demanda@jcyl.es
Ancares leoneses León 36.357 rrc-ancares@jcyl.es
Mampodre León 31.400 rrc-mampodre@jcyl.es
Riaño León 77.800 rrc-rianio@jcyl.es
Fuentes Carrionas Palencia 48.813 rrc-fuentescarrionas@jcyl.es
Las Batuecas Salamanca 21.513 rrc-batuecas@jcyl.es
Urbión Soria 115.895 rrc-urbion@jcyl.es
Sierra de la Culebra Zamora 67.340 rrc-sierraculebra@jcyl.es
Lagunas de Villafáfila Zamora 32.549 rrc-sierraculebra@jcyl.es

Abre una nueva ventana para descargar la Tabla.  Descarga la tabla Reservas Regionales de Caza en formato Excel



La constitución de las antiguas Reservas Nacionales de Caza, ahora denominadas Reservas Regionales de Caza en Castilla y León, fue el resultado de un largo proceso, iniciado a principios de este siglo, con actuaciones sucesivas y diversas. Desde la creación de los Cotos Reales de "Picos de Europa y de Gredos" en 1905 pasando por los años cincuenta y sesenta, en los que el Servicio Nacional de Pesca Fluvial y Caza, desarrollo una ingente labor en aras de la recuperación y el aprovechamiento ordenado de nuestra fauna silvestre, consiguiendo la reconstrucción de importantes núcleos de riqueza faunística, que dieron lugar a la creación de nuevos Cotos Nacionales y a la red de Reservas Regionales de Caza.

Las primeras 20 Reservas Nacionales de Caza fueron declaradas por Ley 3/1966 de 31 de marzo. Por la Ley de Caza 1/1970 de 4 de abril, se dispuso que los Cotos Nacionales de Picos de Europa, Gredos y Ronda pasaran a ser Reservas Nacionales de Caza. Esta red de 23 Reservas se completó con la Ley 2/1973 de 17 de marzo, donde 13 nuevos territorios adquieren esa condición; y con la Ley 1/1986 de 31 de marzo.

El DECRETO 38/2013, de 25 de julio, por el que se modifica el Decreto 83/1998, de 30 de abril, por el que se desarrolla reglamentariamente el Título IV «De los terrenos», de la Ley 4/1996, de 12 de julio, de Caza de Castilla y León, establece que las Reservas Regionales de Caza son aquellos terrenos declarados como tales al objeto de fomentar y conservar determinadas especies de la fauna silvestre, compaginando dicha finalidad con el ordenado aprovechamiento cinegético. La titularidad de las Reservas Regionales de Caza corresponde a la Comunidad Autónoma de Castilla y León y la administración de estas corresponde a la Consejería de Medio Ambiente.

Al frente de cada Reserva Regional de Caza existe un Director Técnico, que tiene a su cargo la elaboración del plan técnico anual, la memoria anual de actividades y, en general, la gestión y la dirección de los aprovechamientos cinegéticos, actividades, obras y trabajos que se efectúen en la Reserva Regional de Caza relacionados con la misma.

Cada Reserva Regional de Caza se gestiona conforme a un Plan de Ordenación Cinegético aprobado por la Dirección General de Medio Natural, por un periodo de vigencia de diez años, pudiendo ser objeto de revisión cuando circunstancias de orden administrativo o bioecológico así lo justifiquen. Los planes técnicos anuales de aprovechamiento cinegético están siempre en el marco de lo establecido por el Plan de Ordenación.

A este respecto se establecen para colaborar en la gestión de estas Reservas unas Juntas Consultivas, donde están representadas las Corporaciones locales, la propiedad de los terrenos, representantes de los diversos intereses sectoriales, agricultura, turismo, organizaciones profesionales agrarias, grupos ecologistas.

Conforme al artículo 12 de la Ley de Caza de Castilla y León, los daños producidos por las especies cinegéticas son de la responsabilidad del titular cinegético, y en el caso de las Reservas por tanto, son de la Junta de Castilla y León, que, o mediante el procedimiento de responsabilidad patrimonial o porque dicha responsabilidad se tiene asegurada, intenta compensar justamente las pérdidas económicas que puedan sufrir los habitantes de las Reservas debidas a la caza.

Cuando, el nivel de daños es excesivo, la dirección técnica suele realizar un control de las poblaciones de determinadas especies, autorizando aguardos o esperas y batidas, además de las acciones directas que se puedan efectuar por el personal propio de la Reserva.

Los permisos que les corresponden a los propietarios les son adjudicados en proporción a la superficie que aportan a la Reserva y, en este caso, los beneficiarios tienen la facultad de disponer de ellos a su gusto, de manera que tienen la posibilidad de ejercerlos directamente, cederlos o venderlos. Lo común es que se agrupen y los subasten conjuntamente con el fin de obtener el mayor beneficio económico posible.

La cuantía económica de los permisos en función de la modalidad de adjudicación se divide en las siguientes partes:

a) A riesgo y ventura: El precio de la cacería se define en el acto de adjudicación a partir de un precio índice fijado en el plan técnico anual. Es independiente del resultado de la cacería y se satisfará como cuota única.

b) A liquidación final: El precio de la cacería se define en función del resultado de la misma. Al importe establecido en el acto de adjudicación a partir de un precio índice fijado en el plan técnico anual se le añadirá una cuota complementaria, cuya cuantía se establecerá en función del resultado de la cacería, conforme a lo establecido en los Anexos I y II (ORDEN FYM/436/2014, de 19 de mayo, por la que se regula el ordenado aprovechamiento cinegético y el ejercicio de la caza en las Reservas Regionales de Caza de Castilla y León.).
 

Información sobre cada Reserva: