Logotipo del Portal de Medio Ambiente de Castilla y León; Ir a página principal

Descripción


1

Cueva y Ermita de San Bernabé. Cuevas de Ojo Guareña.


El complejo kárstico de Ojo Guareña es, con sus más de  100 kilómetros de desarrollo, el conjunto de cuevas más extenso de la Península Ibérica y puede incluirse entre los diez. mayores del mundo. Además de poseer un indiscutible interés espeleológico, en su interior se han localizado varios santuarios prehistóricos, restos arqueológicos  y 115 especies de invertebrados cavernícolas, de los cuales 16 son nuevas descripciones. En la vertiente meridional de la Cordillera Cantábrica se alza un impresionante cejo rocoso formado por un potente paquete de calizas y dolomías coniacenses, que descansa sobre un impermeable substrato de margas y calizas arcillosas. Los ríos Guareña y Trema se han introducido a lo largo de miles de años en el interior de este espeso macizo del Cretácico Superior originando el complejo kárstico de Ojo Guareña.

La vida de los habitantes de esta zona burgalesa - la misma denominación de Sotoscueva es un claro indicador de ello- ha girado desde siempre alrededor de las cuevas. Ojo Guareña es uno de los pocos lugares del mundo en donde todavía es posible seguir con toda claridad, y sin que falte ninguna etapa clave, la evolución de la religiosidad -desde el Paleolítico hasta nuestros días- del hombre occidental. De los 28 lugares de interés arqueológico descubiertos en su interior, destaca por su singularidad la Sala de las Huellas: un conjunto de improntas de pies descalzos dejadas por un grupo humano que se introdujo en la cueva hace, aproximadamente, 15.000 años.